26/09/2017
Asociaciones
  Buscar: 
El sector cerámico debate las consecuencias del Código Técnico de la Edificación ante su inminente aprobación (26/04/05)
26/04/05

Dentro del marco de actividades programadas en el Salón Construmat 2005, la Asociación Española de Fabricantes de Ladrillos y Tejas (HISPALYT), organismo asociado a CEPCO, con el soporte institucional del Instituto Eduardo Torroja y el Consejo Superior de los Colegios de Arquitectos de España (CSCAE), celebró el pasado 14 de abril la jornada técnica “La aplicación del Código Técnico de la Edificación: una nueva realidad en el sector de la construcción”, con el objetivo de informar sobre el impacto que la nueva normativa tendrá en los productos cerámicos y el sector de la construcción en general. El acto, que contó con la participación de destacados representantes del sector, fue inaugurado por Carme Trilla, directora general de Vivienda de la Generalitat de Cataluña, y clausurado por Carlos Hernández Pezzi, presidente del Consejo Superior de Colegios de Arquitectos de España (CSCAE).

Carme Trilla y Antoni Aguilera (Hispalyt) en un momento de la inauguración de esta jornadaEl acto dio comienzo con las palabras del presidente de Hispalyt, Antonio Aguilera, quien anunció el respaldo de la asociación al Código Técnico de la Edificación (CTE), cuya aprobación es inminente, y precisó que actualmente existen soluciones cerámicas que cumplen con los requisitos que establece la nueva norma. Aguilera realizó, además, un repaso del sector cerámico, puntualizando el esfuerzo realizado el pasado año al invertir 200 millones de euros en mejorar tanto la capacidad productiva del sector (24 millones de toneladas, un 5% más respecto a 2003) como su tejido industrial: 458 empresas que dan empleo directo a 15.000 trabajadores.

Este esfuerzo económico en I+D protagonizado por el sector fue valorado positivamente por Carme Trilla, quien destacó la “absoluta trascendencia” del CTE y ofreció su colaboración como intermediaria entre las empresas productoras de materiales y el Ministerio de Vivienda. Por ello, Trilla aseguró que estaría muy atenta a las conclusiones de esta jornada de trabajo, recordando que el papel de la Generalitat era de colaboración con los agentes implicados, por un lado, y de exigencia con el cumplimiento de la norma, por otro.

Los expertos en materiales cerámicos, confiados ante el CTE

La jornada dio comienzo con la presentación de Elena Santiago, secretaria general de Hispalyt, quien transmitió la confianza de los fabricantes en el CTE ya que éste “actualiza, unifica y homogeneiza la normativa actual; da respuesta a las demandas de calidad, seguridad y accesibilidad” y su aplicación “mejorará los materiales y los sistemas constructivos”. Elena Santiago recordó la tradición que los productos cerámicos representan en la construcción española y aplaudió que el nuevo CTE cubra lagunas del pasado, como la exclusión del bloque Termoarcilla de la normativa anterior.

Elena SantiagoTras la presentación dio comienzo la conferencia “El aislamiento acústico en tabiquería cerámica frente al CTE: mitos y realidades”, a cargo de Alberto Esteban, jefe de proyectos del centro tecnológico LABEIN. La ponencia se centró en explicar el comportamiento que presentan los materiales cerámicos ante la nueva concepción que el CTE plantea sobre aislamiento acústico: “la exigencia -aclaró Esteban- no se aplicará únicamente a los elementos separadores, sino al edificio terminado, lo cual constituye su principal aportación e implica la necesidad de un diseño acústico previo”.

Alberto Esteban echó abajo algunos de los mitos sobre acústica existentes en el sector carentes de base técnica real, como la imposibilidad por parte de los productos cerámicos de cumplir con las exigencias de aislamiento acústico marcadas por el CTE. En su exposición, Esteban demostró que existen soluciones de doble hoja de ladrillo cerámico desconectada, con espesores y masas semejantes a las empleadas hoy en día, que cumplen con los 50 dB in situ requeridos en el CTE.

El Código admite como válidos dos procedimientos para garantizar, ya desde la fase inicial de proyecto, el cumplimiento de las prestaciones acústicas de los edificios: bien siguiendo un catálogo de soluciones (en el cual se especifica la masa y el aislamiento que los elementos constructivos deben tener para que, una vez combinados, garanticen su cumplimiento); o bien a partir de los cálculos de predicción, realizados por medio de manuales o de software específico, pudiendo proponer soluciones alternativas al catálogo, para edificios con prestaciones idénticas a lo exigido en el CTE. Alberto Esteban concluyó que “los últimos avances en soluciones constructivas de paredes cerámicas han demostrado que garantizan el cumplimiento del CTE”.

Las claves del CTE: calidad, seguridad y ahorro energético

Tras la conferencia sobre aislamiento acústico, dio comienzo la primera mesa redonda, de carácter técnico, dedicada a explicar los “documentos básicos” que conforman el CTE: SE (seguridad estructural), SI (seguridad en caso de incendio), SU (seguridad de utilización), HS (salubridad), HE (ahorro de energía) y HR (protección contra el ruido).

Bajo el título “Los materiales cerámicos ante el reto del Código Técnico de la Edificación”, los ponentes realizaron diferentes aproximaciones a los aspectos del CTE que afectan a los materiales cerámicos. Francisco Javier Escriche, gerente de consultoría contra incendios de Applus, centró su exposición en lo establecido por el futuro Código sobre el documento básico SI, realizando un análisis comparativo con la actual norma básica. Entre las novedades que aporta el CTE, Escriche subrayó que “facilitará la innovación tecnológica por cuanto permite adoptar soluciones constructivas nuevas, siempre que estén avaladas por un técnico competente”.

En este mismo punto incidió el  director del departamento de construcción del Centro de Investigación Tecnológica CIDEMCO, Asier Maiztegi, quien explicó que el Código está basado en prestaciones (servicios), y no en una lista cerrada de materiales válidos. El CTE, por tanto, es positivo ya que “garantiza la calidad de los materiales y los sistemas constructivos, permite introducir nuevos productos (I+D) y obliga al cumplimiento de directivas comunitarias, como es el caso de la eficiencia energética”.

La ponencia de Maiztegi se centró, precisamente, en las prestaciones que los productos cerámicos garantizan en ahorro energético y protección contra la humedad, a la luz de los ensayos realizados por CIDEMCO con bloque Termoarcilla, cuyos resultados no dejaron lugar a dudas. Maiztegi explicó cómo los cerramientos de arcilla aligerada logran reducir la demanda energética y la necesidad de instalaciones de climatización gracias a la inercia térmica de los bloques. Esta característica de los bloques de Termoarcilla consiste en una acumulación del calor durante las horas de sol y su posterior redistribución gradual al resto del edificio, resultando mucho más eficaz que otras soluciones tradicionales de dos hojas.

En el caso de la protección de la humedad, la prueba de CIDEMCO consistió en someter a un muro de Termoarcilla a las condiciones más severas estipuladas por el CTE, en una escala del 1 al 5, según el grado de impermeabilidad y de exposición al viento. Los ensayos dieron como resultado la superación de todas las normas, cumpliendo las condiciones más exigentes recogidas en el CTE, llegando a soportar el muro de Termoarcilla hasta 14.000 litros/m2 a 147 km/h durante tres días, lo cual supone, según Maiztegi, una “diferencia abismal” respecto a lo exigido por la normativa.

El bloque Termoarcilla fue también motivo de mención en la última intervención de la mesa redonda, en la que Concepción del Río, profesora titulada de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de la Universidad Politécnica de Madrid, recordó cómo este material quedó en entredicho debido a las limitaciones que padecía la anterior norma básica, al aplicar un enfoque tradicional sobre el ladrillo en general. “El Código Técnico acepta todas las piezas y prestaciones, lo cual no tiene precedentes. Las restricciones [a los materiales] vendrán del análisis y no de una decisión previamente tomada”, concluyó. Según la profesora Del Río, la otra gran aportación del CTE reside en la consideración de las fábricas como estructuras, con la misma categoría y enfoque otorgado al hormigón armado, el acero y la madera.

El Código Técnico, a debate

El bloque técnico de la jornada dio paso a la segunda mesa redonda: “El Código Técnico de la Edificación: nuevas reglas de juego en la construcción”, orientada a analizar los cambios que comportará la aplicación del CTE. La sesión contó con la participación de Joan Santaularia, presidente del Gremio de Constructores de Obras de Cataluña; Ricardo Cortés, director técnico de la Asociación de Empresas Constructoras de Ámbito Nacional (SEOPAN); Alfred Arnaiz, en representación de CEPCO, y Joan Famadas, miembro de la junta directiva de APCE en Cataluña (Asociación de Promotores Constructores y Constructores de Edificios de Barcelona y Provincia).

De izquierda a derecha, Antonio Aguilera, Carlos Hernández Pezzi y Elena SantiagoDe todas las intervenciones, la más crítica con el CTE fue la de Santaularia quien afirmó que la aplicación del mismo “incrementará el coste de construcción y lo acabará pagando el cliente final”. Las grandes perjudicadas, a su juicio, serán las pequeñas y medianas empresas, por su menor capacidad para asumir dicho incremento. Por su parte, Ricardo Cortés, de la asociación de constructores SEOPAN, señaló que “el CTE nos puede afectar en una medida importante, aunque en menor grado que a los fabricantes y proyectistas”.

Finalmente, el presidente del Consejo Superior de los Colegios de Arquitectos de España (CSCAE), Carlos Hernández Pezzi, cerró la jornada con una firme defensa del CTE ya que éste “va a subir los niveles de calidad a unos niveles homologados, certificables acreditables y controlables por organismos independientes”. Hernández Pezzi, máximo responsable del colectivo de arquitectos españoles, anunció que la aprobación del CTE se produciría en dos semanas, -la entrada en vigor está prevista en un plazo de 12 a 18 meses-, con un texto definitivo que, en opinión del CSCAE, “satisface plenamente las demandas de claridad, transparencia y adecuación técnica”.
_______________________________________________________________________________________________

Más información:

www.hispalyt.es
hispalyt@hispalyt.es


Inicio  |   Quienes somos  |   Contacte con nosotros  |   Aviso Legal
Política de privacidad  |   Enlaces
  © Copyright 2004 CEPCO. Todos los derechos reservados - Última actualización 24/09/2017