19/09/2017
Asociaciones
  Buscar: 
Cuando las pymes se ahogan por el impago de la Administración
3/02/09

A continuación reproducimos la noticia publicada en el portal de noticias soitu.es el pasado 3 de Febrero en la que se recogen declaraciones del Director General de CEPCO sobre los plazos de pago en la Administración y la actual situación económica de las empresas fabricantes de productos de construcción.
 
"Cuando las pymes se ahogan por el impago de la Administración"
Gema fernández (soitu.es)/Actualizado 03-02-2009 11:33

Los economistas dicen que por la boca muere el pez y por la morosidad la empresa, y eso es lo que les está pasando a cientos de pequeñas y medianas compañías a las que sus deudores dejan de pagar o alargan los plazos de mora sine die. Y el problema es aún más grave si se trata de la Administración Pública, cuya fama de mal pagador traspasa fronteras.

"La morosidad de los organismos públicos es un mal endémico en España", se quejan los contratistas. Y es que, pese a las recomendaciones de la Unión Europea, nuestro país sigue ocupando uno de los puestos de cabeza en el ranking de demoras en los pagos, junto a Portugal, Italia y Grecia.

Un círculo muy peligroso
 
En el momento en que un ministerio, una consejería o una concejalía se retrasan en el pago de unos trabajos, la empresa a la que debían abonar sus servicios se queda sin cobrar —al menos de momento—. A su vez, esta empresa tiene que pagar a sus acreedores y proveedores, a quienes no les importan los problemas que pueda tener con la Administración. Pero, si no tiene liquidez para hacer frente a esos pagos —porque no ha cobrado—, también los demorará, entrando en un círculo vicioso al que, desde que los bancos cerraron los grifos, unos y otros han dado vueltas sin parar hasta quedarse sin aliento.

El de la construcción es uno de los sectores más dañados por este problema de morosidad crónica, que afecta a subcontratistas de obra pública, proveedores de materiales de la construcción y fabricantes de hormigón. Pero también las empresas de limpieza pública, las de tecnología sanitaria y las farmacéuticas padecen la morosidad relacionada con la Administración. Y el estallido de la burbuja inmobiliaria y la inestabilidad financiera han agravado aún más, si cabe, esta situación.

La patronal de las empresas de servicios de limpieza pública, Aselip —que trabaja para la mayoría de los ayuntamientos de España—, cifra en 480 días el tiempo que algunos consistorios se demoran en el pago, con un incremento de 2-3 meses desde el estallido de la crisis. Su presidente, Francisco Jardón, calcula que la deuda pública con el sector supera los 2.000 millones de euros, el 63% de su facturación anual.
 
Entre los constructores, las cifras son aún más sangrantes; las contratas de obra pública tardan una media de 173 días en cobrar, retrasando a su vez el pago a los fabricantes de materiales para la construcción, que han aumentado su media de cobro en 3-4 días respecto a los 229 de 2007, es decir, más de medio año, según los datos de la patronal CEPCO. En cuanto a la deuda, ésta ascendía en 2007 a 11.000 millones, una cifra que ha ido aumentando a lo largo del año pasado, según el director general de CEPCO, Luis Rodulfo.

Buenos y malos gestores

No obstante, no todas las administraciones públicas son malas pagadoras. Por mayoría absoluta y aplastante, los ayuntamientos se llevan el premio a la morosidad, mientras que los gobiernos vasco y navarro se erigen como los mejores pagadores. Según Jardón la clave está en "la gestión". "Los ayuntamientos no tienen dinero porque elaboran mal sus presupuestos anuales —apunta el presidente de Aselip—. Prevén unos ingresos que no consiguen y en los gastos se quedan cortos, lo que supone un déficit a final de año. A esto hay que añadir que en las 'vacas gordas' no emplearon sus ingresos en reducir su morosidad, y ahora se financian haciendo esperar a las empresas que contratan", sentencia.

La construcción, las de limpieza pública y las farmacéuticas padecen la morosidad crónica relacionada con la Administración

Esta teoría es compartida por Aurelio Martínez, presidente del Instituto de Crédito Oficial (ICO), quien afirma que la primera reacción de los ayuntamientos ante el descenso de sus ingresos es dejar de pagar a las empresas, lo que "genera una bola todavía más grande y más tensión en el sector financiero". Por eso, les reclama que reajusten sus cuentas y empiecen a pagar a los empresarios, aunque sea con endeudamiento. Además, ha emplazado a los empresarios a que sigan "presionando a la Administración para que haga frente a sus compromisos, que están firmados".

Un problema añadido es, según Raúl García, asesor legal de la firma Legal Valencia, que la mala gestión de sus deudas está incrementando el gasto de las administraciones. Y su explicación es la siguiente: "Para compensar la mora en los pagos, las empresas adjudicatarias de trabajos públicos suelen aumentar el precio que cobran a las administraciones", advierte este experto, que asegura que ésta es una práctica común, aunque negada por ambas partes. En su opinión, si los fondos públicos se gestionasen mejor y no hubiese demoras en los pagos, algunas de estas entidades se podrían ahorrar "hasta un 30% o más" en sus gastos anuales.

Y es que hay que contar con que la Ley de Contratos del Sector Público marca imperativamente un plazo máximo de 60 días (artículo 200, apartado 4) para que la Administración satisfaga las cantidades acordadas con la empresa. Transcurrido ese tiempo, deberá pagar unos intereses de demora, que actualmente ascienden al 11,07%. Es decir, que el presupuesto inicial de los trabajos se habrán incrementado considerablemente por no pagar a tiempo.

Legalmente, los acreedores tienen derecho a reclamar los pagos si se incumplen los plazos. Sin embargo, la mayoría de las empresas adjudicatarias no se atreven a iniciar un proceso contencioso administrativo contra este tipo de deudores, porque se arriesgan a verse relegadas en su trato con la Administración, apunta el experto en morosología Pere Bratchfield, profesor de la EAE Business School. Y añade una razón de peso más para no demandar a un organismo público: "los procesos judiciales son largos y costosos, difíciles de asumir por una pyme, salvo que se agrupen".

Pon una administración pública en tu vida

Pero, si tan mal pagan: ¿qué ventaja supone tener a un organismo público como cliente?

"Si eres capaz de aguantar el ciclo de cobro de una administración pública, es fácil que te conviertas en un proveedor fijo, y esto supone una buenísima tarjeta de presentación para conseguir otros clientes, ya que despierta confianza",
apunta Raúl García.

Según Rodulfo, un dato a su favor es que "pagan seguro", aunque sea más tarde que temprano, y que, hasta hace muy poco tiempo, "tener a una administración pública como cliente suponía un aval frente al banco a la hora de solicitar un préstamo o cobrar un pagaré a 200 días", comenta el director general de CEPCO.

Los ayuntamientos son los que peor pagan, mientras que los gobiernos vasco y navarro se llevan el premio a la puntualidad

Sin embargo, la situación ha cambiado mucho. "La banca ya no se fía de nadie, ya no descuenta pagarés ni concede créditos, y las empresas se ahogan por falta de liquidez", explica Rodulfo. En su opinión, "muchos fabricantes de materiales podrían seguir siendo rentables tras ajustarse a las condiciones de un mercado con menos demanda, pero se verán abocados a un proceso concursal por no tener ingresos con los que afrontar su actividad y no contar con el respaldo de las entidades financieras".

Por eso, el asesor legal aconseja "diversificar", que la Administración no sea un cliente único, porque de ello puede depender la supervivencia de una pyme, ya que su margen de maniobra aumentará si tiene clientes que paguen a tiempo cuando los públicos se retrasen. Otra opción es prescindir de un cliente oficial, como están haciendo muchas de las pymes y autónomos españoles, según comentan desde Aselip y Legal Valencia.

Consejos para oídos atentos

El secretario de Estado de la Seguridad Social, Octavio Granado, ha asegurado a la patronal empresarial que se van a estudiar algunas iniciativas para evitar que los retrasos de las administraciones públicas en los pagos a las empresas generen problemas de financiación. Algo que ya está ocurriendo. No ha especificado cuáles serán estas medidas, pero desde las distintas patronales y desde algunos organismos apuntan algunas ideas:

-La propia CEOE reclamaba la pasada semana que el Instituto de Crédito Oficial (ICO) cubriese parte de los 30.000 millones de deuda que suman las 8.000 administraciones locales de todo el país, por las dificultades que están causando a las empresas. Una iniciativa que también han avalado las cámaras de comercio.
-Enfocándolo en el problema de los fabricantes de materiales que suministran a los contratistas de obra civil, Cepco plantea una iniciativa que ya funciona en el País Vasco, y es que la administración correspondiente "asuma el pago directo al suministrador que el contratista no paga, descontándoselo del pago total". Además, pide al Ministerio de Administraciones Públicas que vigile que los pagos a contratistas de obras financiadas con el Fondo Estatal de Inversión Local se realicen en los 30 días que exige el Real Decreto de su creación. Así como que los contratistas paguen, a su vez a los suministradores también en 30 días. 
Desde Pimec, la patronal catalana que representa los derechos de las pymes, reclaman la creación de un observatorio oficial de la morosidad que informe sobre la evolución de los plazos de pago, así como la creación de organismo que tutele la aplicación de la Ley contra la Morosidad en España, y la simplificación de los procedimientos de reclamación.
El profesor Bratchfield, por su parte, cree que lo ideal sería copiar la doctrina Sarkozy; es decir, que todos los procesos de mora que excedan de 60 días sean considerados abusivos y perseguidos. También aconseja a los adjudicatarios que soliciten un aval de garantía de pago, algo a lo que tienen derecho por ley.
Y desde la patronal de las empresas de limpieza pública están aconsejando a sus asociados que reclamen los pagos por vía judicial, y mejor si es de forma unificada, apunta su presidente.

SOS

Sea como fuere, si no se toman medidas, situaciones como las del empresario que intentó prenderse fuego ante el Ayuntamiento de Loeches para reclamar lo que le adeudaban, o como las de los 200 empresarios extremeños que han amenazado con encerrarse en las sucursales bancarias para exigir un crédito, se convertirán en habituales. Porque, según Bratchfield, "el 25% de las pymes puede desaparecer en los próximos dos años si no se pone freno a esta situación". Por eso, advierte que "debemos tener en cuenta que ellas conforman el 99% del empresariado español, producen el 60% del PIB y representan el 70% del empleo nacional". Y se pregunta si "¿hay voluntad política para solucionar esto? De momento —asegura—, no la hemos visto". Que tomen nota quienes tengan que hacerlo.

Puede descargarse el original de la noticia en el siguiente enlace:
http://www.soitu.es/soitu/2009/02/03/actualidad/1233657206_025331.html?id=340efaf0f5e473cf9687daebc1c0dcee&tm=1234174127

Propuestas CEPCO:
-Propuesta de inclusión en los pliegos de cláusulas administrativas de contratación pública para su Inclusión urgente en el primer Reglamento de Desarrollo de la LCSP
-Propuesta de aseguramiento de la liquidez en la construcción privada


Inicio  |   Quienes somos  |   Contacte con nosotros  |   Aviso Legal
Política de privacidad  |   Enlaces
  © Copyright 2004 CEPCO. Todos los derechos reservados - Última actualización 18/09/2017